Victoria Biografía s

infancia

Victoria de los Ángeles nació en Barcelona el 1 de noviembre de 1923. Su padre, Bernardo López, de origen andaluz, era el bedel de la Universidad de Barcelona, y residía allí con su familia: su esposa, Victoria García, y sus tres hijos, Carmen, Victoria de los Ángeles y José.

Las aulas vacías de la Universidad y la sala del Paraninfo, donde podía tocar el piano, fueron el entorno cotidiano de la infancia y juventud de la cantante. En su adolescencia, Victoria de los Ángeles cultivó su temperamento artístico de manera autodidacta.

Tras la Guerra Civil española, ingresó en el Conservatori del Liceu, donde la escuchó por primera vez la cantante y profesora Mercè Plantada, y realizó sus estudios musicales con la mezzosoprano Dolors Frau y el guitarrista Gracià Tarragó.

inicios
de su carrera

El 20 de diciembre de 1940 participó en el programa Concursos vivientes de Radio Barcelona y ganó el concurso cantando 'Mi chiamano Mimì' de La Bohème y 'Un bel dì vedremo' de Madama Butterfly, ambas de Giacomo Puccini y dos roles que le acompañarían durante toda su vida. El premio era precisamente interpretar La Bohème en el Teatre Victòria de Barcelona.

Así empezó la carrera concertística de Victoria de los Ángeles y fue durante este período cuando también entró en contacto con el conjunto instrumental Ars Musicae que dirigía Josep Maria Lamaña y que formó su visión musical, ya que de manera precursora ponía su foco en la música antigua, concretamente en el repertorio de los siglos XII al XVII. Con esta agrupación musical, Victoria de los Ángeles curiosamente no participó como solista vocal, sino como flautista.

Finalmente el 19 de mayo de 1944 debutó en solitario en el Palau de la Música Catalana en un concierto en dos partes: la primera acompañada por el Quartet Ibèric y la segunda por Pere Vallribera. Poco después, el 13 de enero de 1945, hizo su debut oficial en el Gran Teatre del Liceu como Condesa de Almaviva de Le nozze di Figaro.

consagración
internacional

En 1947, cuando ya era conocida en su país, ganó el primer premio del prestigioso Concurso de Ginebra, un hecho que significó su lanzamiento internacional. En 1949 hizo su debut en la Scala de Milà, primero con un recital y, un año más tarde, con Ariadne auf Naxos de Strauss.

En 1948 se presenta en Londres con una transmisión radiofónica de La vida breve de Manuel de Falla para la BBC.A partir de este momento, empezaría una colaboración fundamental con el pianista Gerald Moore, que duró hasta los años sesenta.

También en 1949, debutó en la Opéra de Paris con su impactante Marguerite del Faust de Gounod, ópera que en 1951 la llevaría a debutar en el Metropolitan de Nueva York, teatro en el que ya cantó ininterrumpidamente hasta 1961, convirtiéndose en una de sus divas indiscutibles, junto con Maria Callas y Renata Tebaldi..

Con esta compañía se da a conocer por todo Estados Unidos y es en Nueva York donde ofrece funciones ya míticas como Otello junto a Mario del Monaco, Manon junto a Giuseppe di Stefano o Martha junto a Richard Tucker, entre muchas otras.

En 1952 debutó en el Teatro Colón de Buenos Aires con Manon y Madama Butterfly. Realizó giras por Japón, Australia, Sudáfrica, Rusia y por toda Europa, debutando en Viena en 1957

Hoy en día sigue siendo la única soprano española que ha cantado en Bayreuth, donde Wieland Wagner a escogió para interpretar, en los festivales de 1961 y 1962, el papel de Elisabeth en Tannhäuser.

En su intensísima carrera llegó a encarnar el papel protagonista de más de treinta y cinco óperas, entre las que destacan La Traviata, Carmen, Pelléas et Mélisande, Fidelio, Faust, Pagliacci, Werther, Orfeo, Cavalleria rusticana, La Bohème, Madame Butterfly, Il barbiere di Siviglia, Otello, Tannhäuser, Lohengrin, Ariadne auf Naxos, Der Freischütz o Don Giovanni. Muchas de ellas han quedado inmortalizadas en sus numerosas grabaciones, consideradas hoy como referencias indiscutibles.

También en 1961, es destaca su participación en la estrena póstuma, en versión de concierto, de L'Atlàntida de Manuel de Falla en el Gran Teatre del Liceu, dirigida por Eduard Toldrà.

En 1967 participa, junto a Elisabeth Schwarzkopf y Dietrich Fischer-Dieskau en el recital homenaje de despedida de Gerald Moore en Londres.

Los recitales y conciertos estuvieron siempre presentes en su carrera, también en este período, en el que realizó una gran tarea de difusión de la música catalana y española tradicional pero también de compositores como Pau Casals, Joaquín Rodrigo, Frederic Mompou, Xavier Montsalvatge, Oscar Esplà, Héitor Villa-Lobos y Eduard Toldrà.

madurez

Tras el período de maternidad de sus dos hijos, Juan Enrique y Alejandro, Victoria de los Ángeles fue centrando gradualmente su carrera en los recitales de canto, un formato que la había acompañado toda la vida desde que cantara Schubert en catalán ante el presidente Macià antes de la Guerra Civil (1936-1939).

Y finalmente, ofreció su última ópera en 1980: Pelléas et Mélisande de Debussy en el Teatro de la Zarzuela de Madrid en 1980.

En estos recitales por todo el planeta, muchos de ellos considerados antológicos, estuvo acompañada por grandes pianistas como Geoffrey Parsons, Alicia de Larrocha, Gonzalo Soriano, Miguel Zanetti, Manuel García Morante y Albert Guinovart.

En 1987 tuvo lugar un hecho de especial trascendencia en su vida, al ser investida Doctora Honoris Causa por la Universidad de Barcelona, en el Paraninfo que la vio crecer.

Entre sus últimas apariciones, destacan el concierto de celebración de su debut en el Palau de la Música Catalana en 1989; el histórico recital en el Gran Teatre del Liceu acompañada por Manuel García Morante en 1992, y su participación en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona en aquel mismo año.

Su carrera continuó hasta el 28 de diciembre de 1997, fecha de su último concierto público, acompañada por Albert Guinovart, en el Teatre Nacional de Catalunya de Barcelona.

Falleció en Barcelona el 15 de enero de 2005.